5.11.10

260


10 comentarios:

  1. Que frustrtación debe sentir ese pobre hombre: echar a volar la imaginación y que no vuele!!
    Saludos
    Fran

    ResponderEliminar
  2. Si tan sólo no le pusiera ataduras a la libertad.

    ResponderEliminar
  3. Lo interesante es dejarla volar y que vuelva a ti...

    ResponderEliminar
  4. concurso: "póngale nombre a la correíta"

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, apoyo la idea de Sandra... creo que las correas tienen nombre, tamaño y hasta color

    ResponderEliminar
  6. Siempre me gustó reconocer el talento de poder salir con elegancia del pozo de la falta de inspiración. Este es uno de esos casos, muy bueno.

    ResponderEliminar